Adquisición de bienes para tu farmacia

Adquisición de bienes para tu farmacia mediante préstamos, renting o leasing

Descubre cuál es la mejor forma de adquirir bienes para tu farmacia

 

En tu negocio de farmacia vas a necesitar ordenadores, impresoras, maquinaria o, quizás, un vehículo para transportar medicamentos a los hospitales a los que suministres.

Puede que tengas un dilema sobre qué es mejor: pedir un préstamo al banco y comprar o firmar un renting o leasing. Te contamos las ventajas de cada opción.

La forma de actuar en cualquier negocio para comprar lo que es necesario para la actividad ha cambiado. Tradicionalmente, lo habitual era solicitar un préstamo al banco y comprar todo lo necesario para montar el negocio de farmacia: mostrador, estanterías, maquinaria, material informático, vehículo etc.

Sin embargo, a lo largo de los últimos años han ido ganando terreno otras formas diferentes de adquirir bienes como son el leasing y el renting. Descubre en qué se diferencian y qué ventajas fiscales te pueden aportar.

 

¿Qué es un préstamo? 

Es el método más conocido para obtener dinero y hacer una compra de algo que necesitamos para la farmacia: ir al banco y solicitar un préstamo a cambio de un tipo de interés. El banco estudiará nuestro caso, nos ofrecerá sus condiciones y nos prestará el dinero o no.

Si nos lo presta, con ese dinero se compra el bien o bienes que necesitemos para la farmacia y pasan a ser propiedad de tu empresa. En este caso pagarás los gastos de formalización del préstamo, la cuota periódica, los intereses y todos los gastos del bien que compres (mantenimiento, reparaciones etc.). Por ejemplo, si se trata de un vehículo, deberás pagar el mantenimiento y el seguro.

 

¿Renting o Leasing?

Un renting es el alquiler de un bien (ordenador, mueble, vehículo) durante un tiempo determinado a cambio del pago de una cuota periódica.

En el renting no se establece una opción de compra y se suelen regular limitaciones en cuanto al uso, por ejemplo, número de impresiones al mes en una impresora o número de kilómetros en un coche.

El bien es propiedad de la empresa de renting que además asume el mantenimiento.

El leasing, sin embargo, es un contrato de alquiler con opción de compra. Es decir, se paga una cuota periódica durante un tiempo y al final del plazo pactado se puede ejercer la opción de compra y comprar el bien por un precio inferior al que tenía en el momento en que se firmó el leasing.

Al final del contrato de renting pueden suceder 3 cosas:

  1. Que el bien se devuelva y no se ejercite la opción de compra.
  2. Que se ejercite la opción de compra y se compre el bien pagando el precio establecido, que suele ser inferior al precio de mercado. 
  3. Que se prorrogue el leasing, si lo regula el contrato inicial expresamente.

 

Ventajas fiscales del préstamo, leasing y renting 

Además de las características que hemos visto, cada fórmula tiene una serie de ventajas fiscales que son las siguientes:

  • En el supuesto del leasing las ventajas fiscales aumentan:
    • Las cuotas que se paguen de leasing se pueden deducir en su totalidad tanto en el Impuesto sobre Sociedades como en el IRPF.
    • No tendrás que pagar el IVA de la compraventa hasta que compres, si lo haces finalmente.
    • El IVA se devenga y deduce con cada cuota que pagues y no de forma total al principio, por lo que puede ser más ventajoso si no puedes compensarlo con rapidez.
    • Puedes aplicar una amortización acelerada.
  • Para los casos de renting las ventajas son las siguientes:
    • Las cuotas que se paguen de renting se pueden deducir en su totalidad tanto en el Impuesto sobre Sociedades como en el IRPF.
    • También es posible deducirse el IVA de cada cuota.

 

Cuadro comparativo entre Préstamo, Renting y Leasing

  Préstamo Renting Leasing
¿Qué es? Contrato con el banco por el que te presta una cantidad de dinero a cambio de un interés. Alquiler de un bien mueble a cambio del pago de una cuota periódica. Alquiler con opción a compra de un bien mueble a cambio del pago de una cuota periódica.
Propiedad del bien De tu empresa. De la empresa de renting. De la empresa de leasing y de tu empresa si al final compras.
Gastos de mantenimiento A tu cargo. A cargo de la empresa de renting. A cargo de la empresa de leasing.
Compra del bien Con el dinero que te presta el banco compras el bien. El bien lo tienes alquilado, no lo compras. El bien lo tienes alquilado salvo que al final del contrato ejercites la opción de compra.
Deducciones Te puedes deducir los intereses. Te deduces las cuotas en el Impuesto sobre sociedades o en el IRPF.
Te deduces el IVA de cada cuota.
Te deduces las cuotas en el Impuesto sobre sociedades o en el IRPF.
Te deduces el IVA de cada cuota.
IVA compraventa Lo pagas al principio porque compras con el dinero del préstamo. No hay compraventa. Lo pagas al final si ejercitas la opción de compra.

Como has podido ver, las formas de financiación son variadas y el renting y el leasing, pueden ser fiscalmente más favorables para tu negocio. No obstante, siempre es conveniente consultar con un asesor fiscal para que estudie el caso concreto de tu farmacia.

 

 

CONTENIDOS QUE TE GUSTARÁN

Qué puedes deducirte como Farmacéutico autónomo


El control de los gastos te ayudará a conocer cuál es el estado económico de tu farmacia y tomar decisiones.

One Health


¿Has escuchado alguna vez el término “One Health”? ¿Sabes que está muy relacionado con tu práctica profesional diaria? Te contamos qué es, qué implica y por qué es tan importante para tu Farmacia.

6 tips fiscales


¿Quieres ahorrar en los impuestos? Descubre qué deducciones aplicar, qué modelos debes presentar si alquilas un local o qué ocurre si has empezado tu actividad.

Atención Esta acción vaciará tu pedido y deberás volver a incluir los productos. ¿Deseas continuar? Vaciar cesta Cancelar

Atención Esta acción vaciará tu pedido y sustituirá todos sus productos por los del pedido seleccionado. ¿Deseas continuar? Continuar Cancelar