¿Qué puedes deducirte como farmacéutico autónomo?

¿Qué puedes deducirte como farmacéutico autónomo?

 

La deducción de gastos es importante para lograr pagar menos impuestos. Todo negocio, incluidas las farmacias, tiene gastos fijos y variables que se pueden deducir. Saber cuáles se puede deducir te ayudará a disminuir tu carga fiscal y saber lo que vas a pagar de impuestos.

Evidentemente en las deducciones de gastos no todo vale. Si te vas a cenar con tus amigos un sábado no podrás deducirte el gasto del restaurante. Para que un gasto sea deducible debe reunir unas determinadas características:

  • Debe ser un gasto necesario para el desarrollo de tu actividad en la farmacia.
  • Tiene que estar justificado mediante una factura. ¡Cuidado porque un ticket no es una factura! Una factura debe contener tus datos y los de la empresa que factura, el importe, los impuestos que se aplican, el total y la forma de pago.
  • Es necesario que el gasto esté registrado en la contabilidad de la farmacia.

Si te deduces un gasto que no cumpla los requisitos que hemos visto, podrías sufrir una inspección de hacienda y te podrían imponer una sanción.

 

¿Qué deducciones se puede aplicar un farmacéutico? 

Para que lo tengas claro, te detallamos qué gastos son deducibles para que lo consideres a la hora de elaborar los impuestos:

  • Cuotas en colegios profesionales.

Las cuotas que pagues al colegio de farmacéuticos que te corresponda serán deducibles en el IRPF.

  • Gastos derivados del local.

Se pueden deducir los gastos como la luz, el teléfono, internet y los gastos de la comunidad de propietarios. La renta que pagues mensualmente por el local que tienes alquilado y los gastos de reparación y conservación también podrán ser objeto de deducción.

  • Gastos de préstamos.

Si has solicitado un préstamo para abrir la farmacia, te podrás deducir los intereses que pagues.

  • Otros gastos financieros.

Cuotas de tarjetas, gastos por mantenimiento de cuentas o por cobro de cheques de la farmacia.

  • Vehículos.

Solo se podrán deducir los gastos derivados de los vehículos (seguro, gasolina etc.) si están afectos a la actividad de la farmacia, es decir, no se puede dar un uso particular al coche. Pero, por ejemplo, si se utiliza un vehículo para la distribución de medicamentos a hospitales o a otros centros, se podría deducir el gasto.

  • Ordenadores y mobiliario (inmovilizado).

Aunque son elementos que se pagan en el momento de la compra, estarán en la farmacia durante una serie de años. Se podrá deducir ese gasto durante varios años.

  • Gastos de desplazamiento.

Se pueden deducir los que se produzcan desde la farmacia hacia las oficinas de algún cliente o proveedor para el desarrollo de la actividad de farmacia. Por lo tanto, si viajas en metro, autobús o taxi deberás pedir factura.

  • Viajes.

Se podrán deducir si están relacionados con la actividad. Por ejemplo: asistencia a un congreso de farmacéuticos, cursos, formaciones, reuniones con clientes...

  • Comidas de empresa.

La deducción de este gasto se aplicará siempre y cuando se trate de comidas con clientes o con los trabajadores de la farmacia y se solicite factura al restaurante.

  • Gastos de vestuario.

La compra de la ropa que se utilice para el trabajo en la farmacia (batas, calzado etc.) se podrá deducir. Es conveniente que lleve el logo de la farmacia para crear la identidad corporativa.

  • Servicios de profesionales independientes como abogados, contables o gestores.
  • Primas de seguros por enfermedad.

Se podrán deducir las primas que pagues a tu compañía de seguros por una póliza de enfermedad.

  • Donativos a una ONG.
  • Sueldos y salarios.

Los sueldos y salarios que se abonen al personal que trabaja en la farmacia, así como las indemnizaciones que se les paguen.

  • El IVA de las facturas de los gastos de tu farmacia.

 

La importancia del control de gastos 

No solo es importante saber las deducciones que te puedes aplicar para poder pagar menos impuestos, también es esencial controlar los gastos para proteger la liquidez del negocio.

En este sentido, es fundamental reducir los gastos fijos al máximo. Por ejemplo, quizás no sea necesario que contrates a un abogado y le pagues una cantidad mensual, sino que basta con que le contrates y pagues cuando le necesites.

Para controlar los gastos puedes seguir los siguientes pasos:

  • Contabiliza todos los gastos que se producen en tu farmacia cada mes y haz un seguimiento.
  • Analiza qué gastos son estrictamente necesarios.
  • Busca alternativas más económicas (negocia con tus proveedores o cambia de proveedores).

El control de los gastos te ayudará a conocer cuál es el estado económico de tu farmacia y tomar decisiones.

 

 

 

 

 

CONTENIDOS QUE TE GUSTARÁN

Qué se necesita para ser un buen farmacéutico


Ser un buen farmacéutico no consiste solo en conocer medicamentos o atender bien a tus clientes. Descubre qué se necesita para ser un buen farmacéutico.

6 tips fiscales


¿Quieres ahorrar en los impuestos? Descubre qué deducciones aplicar, qué modelos debes presentar si alquilas un local o qué ocurre si has empezado tu actividad.

Cómo gestionar las roturas de stock en farmacias


Aprende a gestionar roturas de stock en tu farmacia. Evita perder ventas, y lo más importante, la confianza y fidelidad de sus clientes.

Atención Esta acción vaciará tu pedido y deberás volver a incluir los productos. ¿Deseas continuar? Vaciar cesta Cancelar

Atención Esta acción vaciará tu pedido y sustituirá todos sus productos por los del pedido seleccionado. ¿Deseas continuar? Continuar Cancelar